Niños y Adolescentes

children and adolescents

Niños y Adolescentes

 

Una de las tareas principales de los padres es enseñar a sus hijos cómo lidiar con el estrés, las presiones y demandas diarias de tal manera que puedan ser capaces de enfrentar a la vida adulta. Cómo un niño responde a un momento difícil se verá influido por cómo los padres ayudan a lidiar con la crisis de la vida que experimentan. La esencia misma de la crisis exige que una persona buscar y explorare nuevos métodos de afrontamiento y el desarrollo de nueva conductas y alternativas para enfrentarla la crisis.

Es común que los niños y adolescentes se sientan tristes o se comporten mal por momentos. En general, si se observa conducta severa y persistente es recomendable inmediatamente buscar ayuda profesional. Las siguientes preguntas ayudarán a aclarar si hay un problema y le ayudará a comunicar eficazmente sus inquietudes a nuestros consejeros psicológicos:

1. ¿Es el niño extremadamente temeroso? ¿Es la preocupación y el miedo excesivo en comparación con otros niños edad de su niño?
2. ¿Quiere el niño estar solo todo el tiempo?
3. ¿Evita familiares y amigos?
4. ¿Parece haber perdido interés en las cosas que solía disfrutar?
5. ¿Está el niño enojado la mayor parte del tiempo?
6. ¿Llora mucho?
7. ¿Tiende el niño exagerar las cosas?
8. ¿Es el niño fácilmente distraído y parece tener poca concentración?
9. ¿Tiene problemas para tomar decisiones?
10. ¿Ha bajado el rendimiento escolar del niño?
11. ¿Muestra comportamientos sexuales no apropiados?
12. ¿Existen cambios inexplicables en dormir o los hábitos alimentarios del niño?
13. ¿Siente que la vida es muy difícil de manejar o es él/ella fácilmente abrumado?
14. ¿Habla de suicidio?

Señales de advertencia de los adolescentes

Los adolescentes pueden ser tremendamente divertidos e interesantes, pero también puede ser difícil para los padres y otros miembros de la familia. Los adolescentes experimentan mucho estrés tales como:

1. Ser querido y aceptado
2. Hacer buen trabajo en la escuela
3. Estar a solos con su familia
4. Definir su personalidad e identidad
5. Para planificar su futuro
6. Manejar presión negativa (abuso de sustancias, los medios de comunicación social, sexo, etc.).
7. Aprender sombre como lidiar con constantes cambios físicos y emocionales’

No se puede evitar la mayoría de las presiones y el preocuparse es natural. Sin embargo, si su hijo se siente triste y deprimido, sin esperanza, sin valor o abrumado, podrían ser señales de advertencia que él o ella pueden necesitar servicios de psicológicos. Esos problemas son reales, dolorosos y pueden convertirse en graves. Pueden llevar a una mayor dificultad a manejar el estrés, como los conflictos familiares, problemas en la escuela y fracaso académico.